Triglicéridos: ¿por qué son importantes y qué hacer si están altos?

Tener en los niveles óptimos el colesterol y la presión arterial es bueno para gozar de una buena salud, sin embargo, especialistas recomiendan mantener vigilados los niveles de triglicéridos en la sangre, ya que puede aumentar el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. 

Tener los triglicéridos en niveles altos puede contribuir al endurecimiento de las arterias o al engrosamiento de las paredes arteriales, es decir, provocar la afección conocida como arterioesclerosis, lo que aumenta el riesgo de sufrir accidente cerebrovascular, ataque cardíaco y cardiopatías, y en niveles extremos puede causar pancreatitis que es una inflamación aguda del páncreas, asegura la Clínica Mayo  de los Estados Unidos.

Los triglicéridos altos a menudo son un signo de otras afecciones como:

  • Diabetes tipo 2 o prediabetes
  • Síndrome metabólico: una afección en la que la hipertensión arterial, la obesidad y la hiperglucemia se presentan juntas, lo que aumenta el riesgo de sufrir enfermedad cardíaca
  • Niveles bajos de hormonas tiroideas (hipotiroidismo)
  • Afecciones genéticas poco comunes que afectan la forma en que el cuerpo convierte la grasa en energía

Sin embargo, algunas veces, los triglicéridos altos también son un efecto secundario de tomar ciertos medicamentos, como son: diuréticos, retinoides, esteroides o algunos inmunosupresores.

Niveles normales de los triglicéridos

De acuerdo con la Clínica Mayo, los niveles saludables de triglicéridos son:

  • Normal: menos de 150 (mg/dl)
  • Límite: 150 a 199 mg/dl
  • Alto: 200 a 499 mg/dl
  • Muy alto: 500 mg/dl

Para saber el rango de triglicéridos en el que se encuentra una persona, los pacientes deben realizar un análisis de sangre en un laboratorio y acudir al médico para verificar los resultados e iniciar un tratamiento.

¿Cómo bajar los niveles altos de triglicéridos en la sangre?

Los especialistas señalan que la clave para bajar los altos niveles de triglicéridos en la sangre es llevar un estilo de vida saludable, de ahí que recomienden:

  • Hacer ejercicio con regularidad

Realizar al menos 30 minutos de actividad física de forma regular puede reducir los triglicéridos y aumentar el colesterol “bueno”.

Una forma de hacerlo es incorporar más actividad física en las tareas diarias, por ejemplo, subir las escaleras en el trabajo o dar un paseo durante los descansos.

  • Evitar azúcares y carbohidratos

Los carbohidratos simples, como el azúcar y los alimentos hechos con harina blanca o fructosa, pueden aumentar los triglicéridos, por ello se sugiere evitarlos.

Además, especialistas de la Clínica Cleveland también en los Estados Unidos sugieren consumir mayores cantidades de alimentos más sanos como los carbohidratos integrales y la fibra. Un ejemplo de estos alimentos son los frijoles, la avena, las manzanas y los cereales integrales.

  • Bajar de peso

Bajar de peso es elemental ya que al hacerlo se reduce la cantidad de calorías adicionales que se convierten en triglicéridos y se almacenan como grasa.

De ahí que una buena alimentación y la realización de actividad física sean importantes. Sin embargo, esto debe hacerse bajo la supervisión de un médico.

  • Consumo de grasas saludables

La Clínica Mayo sostiene que reemplazar las grasas saturadas que se encuentran en las carnes por grasas más saludables que se encuentran en las plantas, como los aceites de oliva y colza o en carnes como el pescado, ayudará a mantener en niveles óptimos los triglicéridos.

Así como evitar las grasas trans y los alimentos con aceites o grasas hidrogenadas, presentes en la mayoría de los alimentos procesados.

  • Limitar el consumo de alcohol

El alcohol es alto en calorías y azúcar, y tiene un efecto particularmente fuerte sobre los triglicéridos. Por ello, los especialistas de ambas clínicas sugieren evitar beber alcohol.

¿Qué son los triglicéridos?

Los triglicéridos es un tipo de grasa (lípidos) que se encuentran en la sangre. El cuerpo convierte en triglicéridos todas las calorías que no necesita y se almacenan en las células grasas, indica la Clínica Mayo.

Si bien, las hormonas liberan triglicéridos para obtener energía entre las comidas, cuando se consumen más calorías de las que se queman, principalmente por ingerir alimentos ricos en carbohidratos, los niveles de los triglicéridos aumentan.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *