IMSS: Lista de enfermedades por las que puedes pensionarte

El IMSS permite a los trabajadores tener acceso a una pensión cuando padecen alguna de las siguientes enfermedades.

Al estar asegurados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los trabajadores tenemos acceso a diversas prestaciones como lo es seguro médico, ayuda para matrimonio y otras indemnizaciones.

Sin embargo, al estar dados de alta ante el IMSS también tenemos derecho a recibir una pensión por retiro, incapacidad o enfermedad.

De acuerdo con la Ley del Seguro Social, el asegurado que se halle imposibilitado para procurarse mediante un trabajo podrá recibir un salario superior al 50 por ciento del recibido en su último año de trabajo, siempre que la imposibilidad derive de una enfermedad o accidente no laboral.

Pero contrario a lo que pasa en otros países, en México no existe una lista de enfermedades específicas que ameriten pensión, por lo que el estado de e invalidez siempre deberá ser dictaminado por un médico.

No obstante, enfermedades como la diabetes mellitus, los tumores malignos y cancerígenos, dorsopatías, artropatías, enfermedades cerebrovasculares, insuficiencia renal, osteopatías y condropatías, enfermedades del corazón, trastornos de coroides y de la retina y las enfermedades del hígado pueden ser consideradas.

Aunque para recibir una pensión, el trabajador deberá cumplir con los siguientes requisitos:

Los trabajadores que cotizaron antes del 1 de julio de 1997

  • Tener registradas ante el IMSS mínimo 150 semanas de cotización.
  • Encontrarse dentro del período de conservación de derechos, que será igual a la cuarta parte del tiempo cubierto por sus cotizaciones semanales, contando a partir de la fecha de su baja.

Trabajadores que cotizaron al IMSS después del 1 de julio de 1997.

  • Tener registradas ante el IMSS mínimo 250 semanas de cotización o en caso de una invalidez mayor al 75 por ciento solo se requerirán 150 semanas de cotización.
  • Encontrarse dentro del período de conservación de derechos, que será igual a la cuarta parte del tiempo cubierto por sus cotizaciones semanales, contando a partir de la fecha de su baja.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *