Brigadistas lograron extraer el cuerpo de Reyna Dávila en el colegio Rébsamen

Ciudad de México.- Fuentes de la Secretaría de Marina revelaron que los restos de Reyna Dávila fueron localizados entre los escombros del colegio Enrique Rébsamen, 130 horas después del sismo.

Al parecer, la mujer había quedado entre cuatro losas de cemento, pues se encontraba laborando en la planta baja del edificio, cuando se vino abajo.

La mujer se desempeñaba como trabajadora de intendencia y su esposo fue enterado del hallazgo de inmediato. Tenía dos hijos.

Sus hermanos, su esposo Gregorio, sus primas y amigas la estuvieron esperando sin descanso afuera del inmueble, en el albergue frente a la escuela, un área habilitada en la privada de Brujas 13.

Reyna Dávila trabajaba desde hace más de cinco años en el Rébsamen.

Al salir del colegio, Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública, aseguró ayer que la SEP no tiene la facultad ni la capacidad de hacer peritajes estructurales de las escuelas.

El funcionario señaló que las autoridades locales son las que aprueban o no la seguridad en la construcción de las escuelas.

“Todos los requerimientos que pide la SEP para operar se los da (a la escuela) la autoridad local, porque la SEP no tiene el peritaje técnico”, dijo.

Despedida

Cientos de globos blancos se lanzaron al cielo para despedir a alumnos y adultos que murieron en el colegio Enrique Rébsamen. En la explanada de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen y San José se ofició una misa, a la que acudieron unas 500 personas. Al final del oficio, los asistentes soltaron los globos, en algunos iban escritos los nombres de los infantes fallecidos, y luego dieron un largo aplauso en honor a las víctimas.

Tiran los fragmentos que formaron sus vidas

Las cosas, ya rotas, polvorientas, aplastadas, testimonian la vida de sus dueños antes del 19 de septiembre.

Alguien calzó unas zapatillas rosas del número 5, otro tenía que tomar una medicina para tratarse una infección en las vías urinarias y uno más iba a preparar un filete de pescado.

Alguien, antes de perderlo todo, visitó Roma. En los escombros quedó la guía turística que en la portada muestra una postal del Coliseo bajo un cielo azulísimo.

Al estacionamiento de la Alberca Olímpica, al sur de la Ciudad de México, llegan camiones de volteo con los restos de algunos de los 13 edificios colapsados por el sismo del 19 de septiembre en la Delegación Benito Juárez.

Entre el montón de cascajo, varilla y tablas astilladas están las pertenencias de los damnificados: relojes, zapatos sin par, una plancha rota, una loción casi vacía, papeles de oficina.

Son rastros que muestran que por aquí pasó la tragedia. Propósitos frustrados, planes hechos para la siguiente semana, libros leídos a medias. (Reforma)

Se derrumba cúpula de templo

La mayor parte de la cúpula principal del templo de Nuestra Señora de los Ángeles, en la colonia Guerrero, de la Ciudad de México, se desplomó la tarde del domingo luego de ser afectada por los últimos sismos. El incidente no dejó personas lesionadas, ya que el templo, que data del siglo 16, se encontraba acordonado, pues desde el sismo del martes pasado, había sufrido daños. Parte de los materiales que constituían la cúpula cayeron sobre el patio y techo de la escuela primaria Italia, la cual, junto con el recinto católico, se ubican sobre la calle Lerdo, casi esquina con Luna. El lugar permanece acordonado, en presencia de granaderos capitalinos. No se descartan más desplomes. (Reforma)

Acusan olvido damnificados

Familias damnificadas denunciaron que, a seis días de la tragedia, las autoridades no han realizado en su totalidad el censo de las viviendas que sufrieron daños.

Sólo en la cabecera municipal de Huitzuco hubo 400 viviendas afectadas, de las cuales 115 deben ser demolidas, informó el director de Protección Civil de esta demarcación, Abel Marbán.

Además, varias escuelas e iglesias continuarán cerradas porque sufrieron fracturas.

Por ejemplo, el edificio de la escuela primaria Leona Vicario que se encuentra en el centro de esta localidad, y que según personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) es considerado como un monumento histórico, tiene severos daños.

Enviados del INAH que recorren las zonas afectadas por el temblor del martes 19 aseguraron que ya detectaron 60 monumentos históricos, entre iglesias y escuelas, que tienen fracturas en sus estructuras y que están en municipios de las regiones de la Montaña y Zona Norte, que son zonas que colindan con Morelos, donde se registró el epicentro del sismo.

Sin embargo, pese a que este Instituto ordenó el cierre de las iglesias afectadas, en Huitzuco, en la colonia Real de Guadalupe, hay un templo que sigue abierto.

“Las misas no pueden detenerse, además a la iglesia no le pasó nada”, comentó una feligresa.

Pero a cinco días del sismo del martes, de magnitud 7.1, los afectados que viven en colonias de la periferia se quejaron de que ninguna autoridad ha acudido a verificar los daños de sus casas.

Aceleran reconstrucción

En la comunidad de San José Pilcaya, una de las afectadas por el sismo del 19 de septiembre, comenzaron las labores de reconstrucción en escuelas y viviendas, y ahí los pobladores exigieron al gobernador Antonio Gali Fayad, acciones rápidas.

El funcionario estatal prácticamente reprochó a los pobladores que pidieran solución rápida por daños materiales cuando hubo personas que perdieron familiares, mientras que el subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri, les pidió paciencia.

Durante el arranque de las obras en la explanada de la escuela secundaria Alberto García Granados, vecinos acudieron y mostraron pancartas con mensajes como: “Llevo 5 días durmiendo en el patio”, “No Constructoras. Apoyo directo y transparente”, “Necesito mi casa” y “Mi fe está destruida”.

Los vecinos pedían la reconstrucción total de todos los inmuebles dañados: escuelas, viviendas, templos, así como la Presidencia Auxiliar y Municipal. Gali dijo a la gente que las autoridades trabajan en más de 250 comunidades en toda la entidad. (Reforma)

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *